Como hacer Patrón base Falda recta de una pieza

Historia

Las faldas eran el obvio desgaste de una gran cantidad de los establecimientos cívicos más antiguos de la humanidad, en los dos lados de la partición. Trajes y ropa interior de gasa para los egipcios, vestidos de clase griega y estatus para los griegos y romanos, trajes militares de lujo para los aztecas: numerosos conjuntos anticuados se basaron en la posibilidad de la falda, absolutamente por el hecho de que eran todo menos difíciles de construir y enormes. Oportunidad de desarrollo.

Resultado de imagen para Patrón base falda recta de una pieza

Independientemente de si estaba luchando, construyendo, cultivando o participando en algún tipo de costumbre religiosa, las faldas le dieron un uso modesto y productivo. Las faldas cortas entre los guerreros de la talla del Imperio Romano, notaron una presentación en el Met llamada «Braveheart: Men In Skirts», fueron vistas como evidencia de virilidad y tuvieron en cuenta la rapidez en la batalla.

Imagen relacionada

Dos elementos, señalan los estudiosos, decidieron la utilización de los jeans por cualquier orientación de genero: el frío y la necesidad de montar en pony. El investigador transformador Peter Turchin reveló a LiveScience que puede vincular la mejora de la innovación basada en los vaqueros muy cerca de la presentación de las criaturas que requerían montar, que simplemente no funcionaba en faldas: desde conjuntos de samurai en Japón hasta los pastores de Mongolia. Ponis y pantalones de montar implícitos. (Los pantalones de montar de mongol de piel de becerro son los más establecidos en todos los puntos encontrados, con una edad asombrosa de 3.000 años).

Imagen relacionada

En el caso de que las órdenes sociales tuvieran una orientación de genero aislada acerca de quién montaba en los corceles, si luchaban y reunían a las vacas, el mismo número de ellas parecía haber sido, es más probable que no parezca característico que los vaqueros se crearan gradualmente para ser una necesidad «masculina». Sin embargo, como la mayoría de nosotros nunca volvemos a montar corceles todos los días, no es una razón pertinente en estos días.

Resultado de imagen para Patrón base falda recta de una pieza

Cuando habíamos superado las pieles de oso y la lana, esta vestimenta femenina era el marcador del estado de una dama. Un clamor le dijo a su persona privilegiada francesa que tenía un amante cordial (bien nutrido), mientras que las capas de faldas impermeables le mostraron a un hombre respetable victoriano que esta dama estaba en una plataforma, y ​​debía mirar hacia arriba.

Sea como fuere, la última vez que una falda tomó la temperatura social fue en los años sesenta, cuando los dobladillos crecientes estaban conectados a la floreciente expansión y la propinidad de genero. Desde ese momento en adelante, en mi vida, la falda ha sido un campo minado semiótico. Cuando pasé por la adolescencia moralmente justificada en finales de los setenta y mediados de los ochenta, la minifalda era la indicación de la escoria o el gracioso punkette, la línea A, el signo de una joven más inspirada en la actualización que en la incursión.

La esencia digna de debajo del amuleto del abdomen era la falda de lápiz oscuro, con sus sugerencias de la resistencia francesa y la genial Beatnik. Tsk-tsk, según mi experiencia, normalmente la usaba una joven dama con la convicción de que se estaba «adelgazando», ignorando que hacía que su trasero pareciera un tremendo pudín oscuro.

Imagen relacionada

Afortunadamente, la pequeña escala volvió. Una y otra vez, en cualquier punto, había un modelo con las extensiones correctas (piernas increíbles, sin caderas) que podían, por así decirlo, arrancarlo. En cualquier caso, junto con innumerables variaciones inusuales, resultados de la planta de procesamiento Dr Moreau del diseño. El principal recuerdo es el ra-ra, un gigante de capas, apreciado por Bananarama. Luego estaba el puffball. Solo el nombre debería haber advertido a las damas que una gran cantidad de gobernantes desagradables bromeaban a toda una orientación de genero. El dril de algodón más pequeño de lo normal, primera vez, todavía no escandalosamente inesperado. El lápiz una vez más, esta vez como una característica del refuerzo elitista o salsa estilo 9½ semanas.

Resultado de imagen para Patrón base falda recta de una pieza

Los años noventa fueron mejores. Estaba el pareo, efectivamente removible y magníficamente sencillo contra la luz del día de verano, una respuesta casual a todo ese control de vestirse. Hubo una reducción, una vez más, en la actualidad, una indicación de la intrepidez de las activistas post-mujeres (¡una gran noticia para nosotros!).

Los planificadores dejaron de usar la falda como un lienzo para sus sueños y comenzaron a ocuparse de su papel principal como tribunas para los buenos momentos y una cubierta para los terribles (al igual que mantener la brisa fuera de los muslos, obviamente). Además, se asemejaba a que el procedimiento continuaría en los nuevos mil años, con la falda hinchable que llegaba hasta las rodillas formando grandes piernas y hace un año la falda de vagabundo cubría unas horribles tan adecuadamente como un burka. Todo estuvo bien.

Resultado de imagen para Patrón base falda recta de una pieza

Actualmente tenemos el tulipán (un puffball con otro nombre). Tienen bum-looks-enormes en-esto compuesto por todos ellos. Estamos de regreso en el freakshow de estilo, y es una gran oportunidad para mantenernos firmes. De hecho, la falda lápiz está de vuelta la próxima temporada, sin embargo, sus problemas se han observado anteriormente. Mi voto es para recuperar lo más pequeño de lo normal. Una vez más. Hermanas, quien esta conmigo? Aún no tienes nada que perder tus faldas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!